Pasar al contenido principal

El nacimiento de la villa

O nacemento da vila

Las primeras referencias aparecen en la primera mitad del siglo XV, cuando muchos vecinos y vecinas de las parroquias lindantes de Darbo y Coiro se asientan en el frente marítimo para ejercer su oficio de mareantes en el puerto de Cangas. Su número llegaría a ser superior al de la parroquia de Darbo, articulándose entonces un incipiente núcleo urbano donde destacaban dos barrios, O Sinal y O Costal, núcleos primitivos de la villa.

En 1467, y debido al clima de anarquía política y a los constantes abusos de la nobleza, Cangas se vió inmersa en una gran revuelta popular y antiseñorial conocida como « La Guerra Hermandina». Fue entonces cuando los sublevados derrocaron la Fortaleza de Darbo, perteneciente a la mitra arzobispal de Santiago.

Cangas empieza a ser citada como villa a partir del siglo XVI, cuando se construye la iglesia que pasaría a ser Colegiata en el 1545. Hoy por hoy se levantan otros importantes edificios como el Hospital y la villa se configura ya como cabeza de Jurisdicción del Morrazo, contando con Regimiento (Ayuntamiento), notarios, escribanos públicos y jueces nombrados por el Arzobispo de Santiago.